viernes, 7 de diciembre de 2012

Erin Sparks - Capitulo II


Erin se durmió por el tiempo restante que le quedaba en el tren para ir a la escuela, en cambio Matt se quedó pensativo por lo que Erin había dicho previamente mientras que miraba por la ventana el paisaje. “A qué se habrá referido con que sintió algo extraño? No me gusta esta sensación que tengo al pensar en eso… Ahg…” esos eran los tipos de pensamientos que corrían en la mente de Matt pero decidió luego de un rato no darle mucha importancia a eso, después de todo es solo un chico que vio y no podía significar mucho.

“Erin despierta ya llegamos.” Le dijo Matthew a su amiga adormecida en un bajo tono porque se podía alterar si le hablaba fuerte. Entonces Erin se despertó y de la nada Matt la abrazó y ella se sonrojó. “Y esto por qué?” le dijo Erin a su amigo algo sorprendida. “Nada, simplemente te viste adorable… Pero ya no hehe.” Le guiñó un ojo y la soltó. “Eres un tonto Matt!” entonces ella se rió y le dio un leve golpe en el brazo. Cuando salieron del tren había una multitud enorme de gente, cosa que ponía a Erin algo nerviosa, ella no es de las personas a las que le gustan mucho las grandes multitudes, se siente algo incomoda con la gente en general. Nervios, mareo y sofocación todo lo que sentía, Matt podía notar fácilmente la incomodidad de Erin así que trató de sacarla de allí lo más pronto posible. “Estás bien?” le preguntó Matthew a Erin al finalmente llegar a un lugar con menos personas, ella le respondió que no le gustaba eso de las multitudes pero que estaba bien, después de todo no creía que fuese algo que fuera a alterarla.

Se dirigieron a su escuela y allí se encontraron con Korey. A la hora del receso se volvieron a juntar los tres, y Korey sacó el tema de la música, Erin parecía no saber mucho sobre grupos musicales, tipos musicales ni nada de eso, así que Korey le mostró varios grupos que a ella le gustaban y que tenía en su iPod porque a Erin también podrían gustarles, y efectivamente así fue.

Korey: Dios! Amé que te gustaran los grupos que te mostré Erin. Un día de estos deberíamos ir a un toque chicos, sería divertido.
Matt: Si deberíamos, pero a Erin no le gustan los lugares llenos de gente y peor lugares como esos conciertos donde están gritando y todo eso, no está muy acostumbrada.
Erin: hehe… Si es cierto…
Korey: Mmm… pero podríamos ir a un concierto más tranquilo, hay un grupo que a mí personalmente me gusta mucho y hace tiempo que no voy a un concierto de ellos, es bastante tranquilo, suelen tocar música acústica más que todo. Aparte soy amiga del bajista hehe.
Erin: eso suena bastante bien, supongo que a ese tipo de concierto si asistiría. –se ríe-
Korey: Bien! Este viernes harán su concierto, vamos?
Matt: Por mí está bastante bien. A ti que te parece Erin?
Erin: Seguro, por mí está bien también. -sonríe-
Detrás de esa sonrisa ocultaba un poco sus nervios, pero estaba dispuesta a superarlos, por esa misma razón acepto, ya que sentía que ya estaba bastante ‘grandecita’ como para sentirse nerviosa por algo tan simple.

Llegó la hora de salida, esta vez Matt si acompañaría a Erin. Mientras se dirigían a la estación de Tren: “Lamento no haberte acompañado ayer pequeña, estás molesta?” le dijo Matt a Erin, a lo que ella respondió: “Haha no crees que ya es algo tarde para preguntarme eso? No la verdad no me molesté, todo normal ayer.” “Yo sé que no te gusta estar sola y menos en lugares con mucha gente, por eso me disculpo.” Le dijo a Erin con un tono decaído. “No en serio, no te preocupes, como te dije, todo normal, hasta me dio tiempo de hacer mi tarea sin tus distracciones!” le dijo Erin a su amigo mientras se reía y el solo sonrió. De repente vio a alguien, ese alguien podía ser quien vio el día de ayer el que la dejó sin sueño toda la noche, el mismo tipo con capucha de color oscuro…

Pero no. Cuando volteó no era él. Estaba distraída así que se tropezó con algo y calló. “Perdóname! No debí de haberlo dejado allí! Lo siento mucho…” le dijo el dueño de el estuche de guitarra con el que se había tropezado y la ayudó a pararse. “No, no es tu culpa, yo fui muy distraída…” le dijo ella mientras subió la mirada del que le había ayudado a pararse. Al ver quién era el chico se sonrojó demasiado y este también se sonrojó levemente y le preguntó si estaba bien a lo que ella respondió que sí, le agradeció por ayudarla en un tono un tanto crudo y se fue caminando rápido ya que había perdido el paso de Matt al tropezarse y él no lo notó por estar escuchando música. “Era el… Era el… Otra vez esta sensación extraña que me dio ayer… No lo puedo creer, pero qué significará esto?” Que a quien se refería con “el”? Pues por su puesto al mismo chico de ayer, estaba impactada no podía creer que el fuese el chico con el que tanto había pensado la noche anterior. Al momento que lo vio se quiso ir lo más rápido posible, por eso esa fría despedida, a Erin se le tornaba dificultoso reaccionar de una forma correcta ante ciertas situaciones. Al llegar con Matt se le notaba algo molesta, él le preguntó qué había pasado, y porque se había atrasado, ella solo le dijo que se había distraído pero todo bien, pero en realidad estaba molesta consigo misma por su reacción ante la situación anterior que se le había presentado le hubiera gustado reaccionar de una forma distinta y tal vez con una pizca de gentileza ya que aunque le agradeció se fue muy rápidamente sin siquiera dirigirle la mirada.

Ya estaban llegando a la parada de Matt así que se despidió de Erin: “Bueno aquí me bajo yo, OH! Pero antes…” entonces le tomó una fotografía. “Oh Dios mío Matt! Y ahora eso porque?” le dijo Erin a Matt. “No tenía ninguna foto tuya en la que aparecieras molesta, así que esta era la oportunidad perfecta. Adiós pequeña!” le respondió a Erin eso y se fue. “Pero tanto se me nota que estoy molesta? Creí que ya se me había pasado… Que tonta soy ahg…” pensó Erin. Llegó a su parada así que se bajó y dirigió a su casa. Cuando llegó olía a quemado: “Papá!” exclamó ella y se dirigió a la cocina. “Oh pero si mi pequeña está en casa! …Que vergüenza…” dijo su papá. “hahaha trataste de cocinar verdad?” le dijo Erin a lo que él respondió que sí pero como podía ver no le había resultado. “Aw que dulce, pero si quieres podemos pedir pizza.” Le dijo Erin a su papá que estaba avergonzado por sus habilidades en la cocina. Luego llegó la pizza y comenzaron a comer: “Que tal el trabajo pá? Hoy llegaste temprano.”

- Sí, es porque no me quedaba mucho por hacer, a parte estaba algo cansado. Y a ti como te ha ido en la escuela?
- Pues muy bien supongo, tú sabes que no soy platicadora pero hice una nueva amiga, se llama Korinna. Y pues no me tocó en la misma clase que Matt esta vez –se ríe- por eso me alegra tener a Korey ahora.
- Oh con que una nueva amiga, no había oído de algún nuevo amigo después de Matthew.
- -Se ríe- Si lo que pasa es que Korey me habló, es bastante simpática.
- Ya veo, y como está Matthew?
- Pues tú ya sabes, fresco como siempre.
- -Se ríe- Si, era de esperarse de ese muchacho.

Luego de un rato Erin fue a su habitación a prepararse para dormir. “Qué bueno que hoy no asignaron tareas en ninguna clase, de todos modos no tenía ganas de hacerlas, solo quiero descansar, y pues como siempre, pensar, no sé porque diablos pienso tanto, esto a veces me agota de cierta manera. Supongo que sería divertido no pensar por una vez no lo sé… Ok tal vez no, podría quedar retrasada mental o algo así como pasa cuando entra oxígeno al cerebro o algo así… OH DIOS MIO! Lo vez Erin? Sobre pensando nuevamente, tomate un descanso querida.” Entonces preparó su cama apago las luces, se recostó y comenzó a pensar: “Y bien Erin, porque reaccionaste así el día de hoy? Esperaba un mejor comportamiento de ti para ser honesta… Lo sé, lo sé fui muy tonta, la verdad no quise pero eso fue lo que me salió, espero no haber asustado al chico porque por supuesto eso no era lo que yo pretendía. *Auuff*… Tengo esa como sensación en la que te dan ganas de llorar pero simplemente las lágrimas no aparecen, pero no es como que quiero llorar no sé cómo explicar esta sensación de odio a mí misma por haber hecho algo de lo que me arrepiento. Es que SI HAY ALGO DE LO QUE ME ARREPIENTO! TONTA! TONTA! Si lo miro de nuevo juro que reaccionaré diferente, no se haré algo que no parezca ser tan descortés o algo así. Si, si, así será, bueno, buenas noches Erin.” Y Erin calló dormida.

Pasaron los días y Erin ya no se encontró más con el ‘chico de la capucha’ se preguntó qué había pasado y comenzaba la paranoia en su cabeza pero rápidamente la detenía ya que no le gustaba su avance. Había perdido toda esperanza de verlo alguna vez nuevamente, así que no le dio mucha importancia y simplemente continuó con su vida como era, después de todo que más podía hacer?

Llegó el día viernes, el día del concierto al que Korinna había invitado a Erin y a Matt. Korinna vivía más o menos cerca de la escuela así que Matt y Erin la acompañaron a su casa porque se quería cambiar de ropa para el concierto y aparte quería dejar sus libros y todo en casa. Matt calmado como de costumbre, pero a Erin si le impresionó su casa, era muy bonita, grande y con una decoración bastante minimalista y limpia, todo a color blanco exceptuando ciertos toques de color especialmente rojo. Toda la casa era así, pero como siempre Korinna tenía que sobresalir, ella tenía su cuarto con cierto desorden y las paredes llenas de posters de sus bandas musicales preferidas, y la mayoría de ellos firmados, y también estaban incluidas varias fotos de ella con varias personas que parecían ser importantes o famosas. Luego todo parecía bastante colorido, Korinna no tenía problemas con la monotonía por lo que apreciaron Erin y Matt. Lo más impresionante de todo era su closet, estaba absolutamente harto de ropa, Erin pensaba como era que no se perdía entre todo lo que tenía Korey. Todo era increíblemente colorido y llamativo, y Korinna comentó que ella había diseñado la mayoría y que planeaba estudiar diseño de modas al salir de la escuela, y si era posible en uno de los institutos de diseño de modas más conocidos y prestigiados, para que valiera la pena según ella. Bueno, llegó la hora, le costó un poco decidirse entre tanta cosa pero finalmente lo logró.

Fueron a la estación de bus para ir al lugar del concierto. Llegaron temprano. Era como un tipo de café, eso daba la impresión de que no sería algo tan fuerte por decir así. Tomaron una mesa y ordenaron algo para tomar solamente ya que ninguno tenía mucha hambre. Esperaron un rato por haber llegado temprano pero luego finalmente llegaron los chicos del grupo. El baterista fue el primero en llegar porque tenía que arreglar su equipo con más precisión, parecía ser algo perfeccionista. Entonces llegó el bajista, saludo a su amiga Korey y presentó al grupo, por mientras iba llegando el cantante… Y Erin se sorprendió al ver al Guitarrista, ya que era nada más y nada menos que ‘el chico de la capucha’…
Reacciones:

0 comentarios :

Publicar un comentario