jueves, 21 de noviembre de 2013

Experiencia de un crimen: criminalidad de Guatemala.


Me puse a leer un blog de mi mama que no había leído antes, no tenía muchas visitas y nunca me lo había mostrado, yo me entere de su existencia cuando nos pusimos a ver lo de adsense para nuestros blogs, yo con el mío y ella otros tres que tiene, me dijo que le pusiera lo del adsense a los suyos y así fue como me entere de su tercer blog. En el me pude dar cuenta de sus pensamientos originales de cuando nos asaltaron cuando estábamos en mi casa las dos solas... Ese ha sido definitivamente el peor día de mi vida y me imagino que el peor día de la vida de mi mamá también. Me di cuenta de como estaba de preocupada por mi ese terrorífico día...

Guatemala es un país muy peligroso, ya no soporto más vivir aquí. Siempre dice mi papá que nos mudaremos a un lugar más seguro pero eso nunca pasa... Bueno lo comprendo porque fue recién este año que paso lo peor, bueno, ni tan peor, Dios nos ayudo muchísimo ese día, pudieron habernos matado, nos pudieron haber violado a las dos, pero nada de eso sucedió. Desde ese día siento que le debo algo a Dios. No, no soy alguien religiosa pero si soy alguien de mucha fé. 

El día anterior a ese a mi mamá le paso algo, yo y mi hermano pensamos que le estaba dando un ataque, se puso muy nerviosa, sentía que no podía respirar, se sentía horrible en resumidas cuentas, ninguno tenía idea de porque se puso así . Su doctor le receto una medicina para que se calmara y al rato se sintió mejor. Pero probablemente eso inexplicable significaba que estaba presintiendo lo que estaba por venir al día siguiente... Mi papá estaba de viaje, y el día anterior mi hermano se quedo a dormir a la casa de mis abuelos. Mi mamá me pidió que durmiera con ella la noche anterior y como siempre nos pusimos a platicar en la noche, nos tomamos nuestras pastillas de noche y nos dormimos. Yo duermo muchísimo y muy profundamente, ella me contó que a la mañana siguiente se levantó y se tomó una pastilla como calmante o algo así porque no podía dormir y se sentía algo nerviosa sin razón. Eran al rededor de las 7 a.m. Yo seguía dormida, me desperté porque escuchaba a personas extrañas que estaban hablando a la par nuestra muy fuerte y sentía que me estaban tirando cosas en las piernas. Yo duermo con gafas para dormir y tapones para los oídos, y no me atreví a levantarme y ver que pasaba, sabía que algo estaba mal, cuando me doy vuelta mi mama estaba e la se mía, me había puesto una almohada en la cabeza para que no escuchara y siguiera durmiendo, la vi y estaba llorando y le dije muy bajito: "que esta pasando? Quienes son ellos?" Y ella sólo movió la boca diciéndome: "la dro nes..."



Luego me dijo que siguiera durmiendo, pero yo no pude, simplemente no podía dejarla en esa situación sola. Así qué me quede despierta tratando de tranquilizar a mi mamá, mientras que ellos seguían guardándose cosas y pidiéndole "dólares" a mi mama y ella no tenía idea de que hablaba, luego ella se acordó de que mi papa había mencionado dólares en frente de la señora que nos hacia la limpieza en la casa y eso, luego ella se hacía la inocente. Yo y mi mama estábamos muy asustadas pero yo trataba de no mostrar temor para que no se alterara más ella. Luego uno de ellos me vio y se dieron cuenta de que yo estaba despierta, allí mis miedos se agudizaron más "ah ella ya esta despierta..." Fue lo que dijo el. En ese momento yo me puse a rezar junto con mi mama para que nada pasara. Tenía mucho miedo... Al contar esto cada vez me da dolor de estómago y escalofríos. Entonces ellos nos amarraron de manos y pies y nos dijeron que si intentábamos algo nos iban a matar porque ellos iban a estar vigilando... Entonces se fueron, y mi mamá y yo escuchamos bien para ver sí se habían ido ya, no se escuchaba nada ya, así que yo me puse a ver por la ventana pasando entre todas las cosas tiradas, y mi mama también pasando entre ellas fue al pasillo a escuchar, yo quería que esperáramos un rato más tenía mucho miedo de que ellos siguieran allí pero ella aún así fue. Ya no había nadie. Pero aún así teníamos mucho miedo de que estuvieran afuera de la entrada de mi casa así que le tiramos pinitos de nuestro pino a los vecinos para que nos escucharan y ellos vinieran a nosotros, luego llego alguien y habían más personas afuera, luego ellos nos contaron que no habían visto a nadie salir de la casa, y nos prestaron su teléfono y así. Nos dimos cuenta de que habían roto el fierro de la puerta del comedor y entraron por allí, se habían ido por atrás. El camino de atrás aunque nosotros no sabíamos lleva a un barrio peligroso llamado el campanero, allí hay muchos ladrones y pandilleros. A los dos días de eso mi papa volvió de su viaje y nos alegro un poquito de ese trauma trayéndonos cosas lindas de su viaje, pero por supuesto el trauma seguía, aún hasta el día de hoy.

Ahora cada vez que aparecen personas sospechosas, con caras de maleantes no puedo contener las ganas de llorar porque me recuerdo de ese día. Las personas dicen que me calme, que eso ya pasó hace tiempo, pero yo simplemente no puedo, y ellos no tienen derecho a decirme nada así, ellos no pasaron por lo que yo pase. 

Un día mi papá, que no tiene mucho tacto para las cosas me fue a despertar muy fuerte y abrió mi cortina o prendió la luz, no recuerdo, la cosa es que me asuste mucho porque no fue mucho después del asalto, llore y se puso a decir junto con mi hermano que yo lo hacia por llamar la atención. Eso me molesto mucho, porque aparte de que ellos dos son hombres, tampoco pasaron por lo que yo pase. 

Hace unos días fuimos a comer a un centro comercial, en un lugar que yo no quería, al aire libre, la cosa es que a el lado de ese lugar estaba la garita del lugar y la talanquera para salir, y afuera de la talanquera dos tipos muy feos se nos quedaban viendo horrible, y dejaron hasta las ventanas de su auto abiertas, ósea que ellos dos tenían malas intenciones, mi papa dijo que tenían armas. Yo otra vez me asuste demasiado, y llore nuevamente. Nos fuimos rápido con cuidado y observando que no nos siguieran... Se me fue el hambre. 

Ya me canse de vivir en este país con tanto crimen. Ya me quiero ir de aquí... Ya me canse de sentirme insegura a diario, de no poder salir por el miedo, de no poder sacar mi celular en la calle por el miedo de el asalto...

Y eso fue mi experiencia. El sentimiento más horrible que me ha invadido, en especial al poder haber perdido a mi mama. Sin ella no se qué haría... Pero gracias a Dios nos salvamos, se robaron muchas cosas valiosas, pero no tan valiosas como nuestras vidas. Estoy muy agradecida...

Reacciones:

0 comentarios :

Publicar un comentario